Saltar al contenido

Gracias de todo corazón. Por Carmen Arnedo Ferrer.

Queridas compañeras, queridos compañeros:
Lamento comunicaros que mi candidatura a la presidencia del Consejo General de Enfermería no ha obtenido los avales necesarios.

A los miles de colegas que me habéis dado vuestro apoyo os doy las gracias de corazón.

Me presenté al proceso electoral porque así me lo propusieron personas de mi confianza y aprecio y porque se había diseñado una candidatura continuista encabezada por un señor que, mereciendo mi respeto, entendí no podía liderar el cambio de la Enfermería.

Hubo quien me dijo que había presentado mi candidatura demasiado pronto. Como si el proceso electoral, convocado sin previo aviso y con apenas siete días para reunir los quince avales de Colegios provinciales necesarios, admitiera retrasos y no estuviera atado y bien atado. Y en definitiva, después de treinta años ¿Pronto para qué?

Ni siquiera he podido conseguir el aval del Colegio de Enfermería de Madrid. Y bien que lo siento. Un colegio al que llevo cotizando más de treinta años, con el que he colaborado desinteresadamente y que me otorgó en 2013 la Cruz de Enfermería al Mérito Colegial, máxima condecoración de la Institución “en reconocimiento a la excelencia en su labor de enfermera y gestora en el sistema sanitario de la Comunidad de Madrid”. Cosas veredes…

El proceso electoral me ha enseñado que debe aumentar la trasparencia y la participación de los colegiados para evitar esa sensación de falta de limpieza que rezuman muchas de las acciones del Consejo General.

Por eso ruego a los Colegios Provinciales se informen sobre cuantos asuntos consideren que van en contra de los intereses de los colegiados, cuyas cuotas no están para ningún negocio ajeno a todo aquello que no sea el desarrollo y defensa de la profesión.

A pesar de las pequeñas miserias del proceso, no lo siento como un fracaso. Como he dicho, miles de compañeros me habéis apoyado y ésta es una satisfacción que guardaré para siempre.

Creí que mi candidatura era positiva. No por mis eventuales cualidades, méritos o experiencia, sino precisamente porque yo no tenía ningún interés personal en el empeño, salvo la defensa de la profesión.

Esta vez no lo hemos logrado, pero estoy segura que debemos seguir intentándolo. Merece la pena.

De todo corazón, muchas gracias. Un fuerte abrazo.

CARMEN ARNEDO FERRER. Enfermera.

 

Disponible en: https://arnedoferrer.blogspot.com.es/2017/10/gracias-de-corazon.html?spref=fb&m=1

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Seguir
Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico

No te pierdas ninguna de nuestras noticias e iniciativas

Powered By WPFruits.com