Saltar al contenido

AME apoya a las enfermeras del Hospital Rey Juan Carlos y todas sus reivindicaciones ante la empresa Quirón.

Por medio de la presente, la Asociación Madrileña de Enfermería Independiente (AME) muestra su máximo apoyo a todas las enfermeras que desarrollan su labor en el Hospital Rey Juan Carlos, del municipio de Móstoles, y a las reivindicaciones que están realizando de forma reiterada ante la empresa que gestiona ese centro:

Descargar (PDF, 143KB)

A continuación facilitamos el texto completo de ese Comunicado:

Enfermeras del hospital Rey Juan Carlos en lucha

ante la precariedad y los abusos de la dirección del centro. 

Son muchos años los que llevamos trabajando en este hospital público de gestión privada, por la empresa Quirón, llamado Hospital Rey Juan Carlos de Móstoles.  En él hemos crecido tanto personal, como profesionalmente y estamos muy orgullosos del trabajo realizado, que gran parte es vocacional, pero todo tiene un límite.

Hemos pasado momentos buenos, malos y muy malos, con situaciones que requerían de nuestro más absoluto compromiso, pero siempre intentando dar lo mejor, tanto por nuestros compañeros como, sin dudarlo, por nuestros pacientes.

Pero nos hemos dado cuenta de que ese compromiso es sólo nuestro, ya que las personas que en teoría nos tienen que respaldar, ayudar y apoyar miran hacia a otro lado.

El pasado día 18 de Noviembre de 2020, 250 enfermeros del hospital firmamos con nombre, apellidos y DNI un escrito que entregamos a las diferentes direcciones de enfermería y recursos humanos, así como a la gerencia, en el que solicitábamos de manera respetuosa mejoras básicas en nuestras condiciones :

-Percibir nuestro complemento de antigüedad, desde el primero hasta último y que este no sea reabsorbible.

-Puesta en marcha de una carrera profesional remunerada, basada en criterios objetivos e indicadores claros, como pueden ser la experiencia, la formación, la docencia, la participación en comités y algunos otros esfuerzos y sacrificios realizados de manera justificada.

-Equiparar el salario de enfermería con respecto a las subidas que se están haciendo de manera individual, sin criterios específicos ni evaluables.

 

A día de hoy seguimos sin obtener respuesta a nuestra solicitud. El pasado día 16 de diciembre hemos recibido un correo del  sindicato mayoritario de enfermería SATSE, anunciando con gran efusividad una subida de 1000€ brutos anuales y un aumento de 0,40€ brutos la hora de noche. Para nosotros una autentica vergüenza, partiendo de la base de que somos el hospital público que menos cobra en España, con una diferencia abismal.

A día de hoy, a nivel económico, existen 2 niveles en enfermería reconocidos dentro de nuestro Hospital, que se diferencian en salario por subidas individuales a dedo y sin criterio; por un lado hay enfermeros que perciben 24.500€ brutos al año (la mayoría) y por otro hay algunos que perciben 25.500€ brutos al año (los elegidos). Además sabemos que hay algunos pocos compañeros que también, independientemente de su antigüedad, responsabilidad y puesto de trabajo, perciben  más de ésta cuantía, a modo de chantaje para no renunciar a su contrato, por las numerosas bajas que está habiendo en los últimos meses.

Por otro lado el complemento de antigüedad no la hemos percibido ninguno de nosotros nunca, desde el primer trienio nos la reabsorben con complementos escasos e insuficientes, a pesar de aparecer en nuestra nómina.

 

La diferencia salarial con respecto a un hospital público de gestion pública es abismal, en torno a unos 600€ de diferencia. Aquí las noches las cobramos a 16 euros y los festivos a 12 euros (30 euros si es especial), y en un hospital público de gestión pública se cobra en torno a 40 euros la noche, 50 euros los días festivos, y si el festivo es especial se cobra doble.

Por otro lado, algo que ya no sólo compete a nuestro salario, si no a la salud de todos los pacientes; desde hace algunos meses hay un grave problema de falta de personal, debido a las bajas de compañeros en muchos de los servicios del hospital y la falta de interés de otros enfermeros por acudir a nuestro centro a trabajar, ha provocado un aumento del ratio enfermer@ – paciente (número de pacientes a cargo de una enfermera), han dejado puestos descubiertos en muchas unidades y ha provocado la movilización de personal de otros servicios para cubrir estas carencias, dejando sin profesionales suficientes sus servicios de orígen, o bien haciendo cambios de última hora en las  planillas de esas enfermeras para cubrir las incidencias, sin ninguna compensación. Todo ello, ha significado dejar en ocasiones un enfermer@ para 17 pacientes en plantas de hospitalizacion y hasta 19 habitaciones con niño y madre (más de 30 pacientes) para una sola enfermera en el caso de la unidad de pediatría; además de 4 pacientes críticos en el caso de la unidad de Cuidados Intensivos (cuando lo habitual son 2 pacientes críticos bajo cuidado de una enfermera); en este último servicio en concreto, se han marchado 10 enfermeros en bloque en cuestión de pocas semanas junto con 4 médicos intensivistas, por el incumplimiento de las repetidas peticiones de mejoras laborales del personal cualificado  con experiencia, a las cuales la empresa, han hecho caso omiso. En el caso de las plantas de hospitalizacion, se han cerrado la mitad del número de camas en dos de ellas, por no haber personal de enfermería suficiente para cuidar adecuadamente de nuestros pacientes.

En la primera ola dimos el 200% todos los profesionales del hospital, y no sólo nosotros, si no también los profesionales que acudieron sin haber acabado el grado y los suplentes, los cuales fueron cesados por la empresa Quirón nada más acabar el periodo de prueba, o incluso antes de finalizar sus contratos, solo porque hubo un periodo en el que bajó algo la actividad asistencial de nuestro centro y al parecer sus directivos ya pensaron que les sobraban enfermeros.

La empresa Quirón prefiere que sus clientes (pacientes para nosotros) dispongan en su habitación una televisión grande y un ipad (artículos renovados recientemente por cierto), en lugar de invertir en su seguridad dotando a los distintos servicios de nuestro Hospital de suficientes enfermer@s para mejorar las ratios de atención. Al final, para Quirón lo único que cuenta es el beneficio económico obtenido.

Es por todo esto, y algunos otros temas en los que no hemos ahondado, que nos sentimos defraudados, humillados, abandonados por nuestros mandos superiores, colegios profesionales y sindicatos (SATSE, CCOO Y UGT) con representación en nuestra empresa.

Creemos que es necesario que todos y cada uno de ellos reflexionen, empaticen con lo que se siente siendo enfermero asistencial en el Hospital Rey Juan Carlos, estando cerca de nuestros pacientes; porque parece que se les ha olvidado.

Siempre hemos creído que si la Dirección tuviera a sus trabajadores satisfechos éstos rendirían más y mejor, sintiendo la empresa como algo suyo. Ésto no es descabellado pensarlo, puesto que hay muchas empresas que lo hacen y están muy bien posicionadas, las personas compran sus productos y se fidelizan, pero aquí no pasa eso y es una pena, aquí buscan el divide a los profesionales y vencerás.

Señores de Quirón, eso ha cambiado ya, nos hemos juntado y somos más fuertes que nunca.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *