Saltar al contenido

Carta de una enfermera indignada ante la vergonzante situación de los representantes de la enfermería en España.

Mi nombre es Victoria Trujillo Higuero, hace cinco años me presente a las selecciones del Consejo General de Enfermería (CGE), sin ninguna posibilidad y con la firme intención de hacer visible los Órganos de representación de la enfermería en España.

Ya se sabía por entonces la nula transparencia, los obstáculos que ponía el Consejo ante cualquier postura crítica y su continuismo en dicha Junta.

 

En estos días vemos con estupor como se muerden unos a otros, como los problemas de los “Representantes de la Enfermería” son económicos y de intentar escaquearse de las responsabilidades legales de sus muy numerosos fiascos.

 

Estos (representantes únicos según ellos), que han permitido que la profesión enfermera se hunda en el más triste desvanecimiento, eclipse y esfumación.

Desde el 2005 estamos con la Ley de Especialidades, desde el 2009 con la Ley de Prescripción.

 

Ellos, nuestros más altos representantes, negociaban con el gobierno de turno los detalles de dichas leyes, mientras se montaban hoteles, fundaciones, inversiones fallidas, en conclusión dinero. Conociendo el percal, ¿Creéis que alguien les tomaría en serio? ¿Creéis que a ellos les importaba?

 

A fin de cuenta ellos ya eran especialistas, si ellos estaban lejos, muy lejos de lo que significa la asistencia.

 

Sus objetivos ni eran ni han sido nunca la profesión enfermera, han sido sus intereses personales.

 

Hoy observamos estupefactos como el Presidente que manejó el CGE durante treinta años se enfrenta con su delfín, Presidente actual, y con el resto de compañeros de viaje durante mucho tiempo. ¿Alguien cree que nadie sabía nada?

 

Los Presidente de Colegios y presentes en la Asambleas en las que se han aprobado las cuentas año tras año ¿tampoco sabían nada?

 

Los sistemáticos cambios de Estatutos en las distintos Consejos Autonómicos y Colegios Provinciales de Enfermería para evitar las Asambleas representadas por colegiado, la falta de transparencia en las elecciones a cargo de representación, ¿nadie sabía nada?

 

El hostigamiento a movimientos críticos, ¿nadie veía nada?

 

Millones de euros pasando de lado a lado, ¿nadie preguntaba nada?

 

Es muy triste ver como una profesión que ha sido y es la más numerosa del Sistema Nacional de Salud se precarice y es olvidada.

 

Sus representantes no la representan y las instituciones que tendrían que velar por el cumplimiento de las normas en dichos Colegios y Consejos profesionales están de perfil.

 

Este año de la enfermería (Nursing Now), España no va a cumplir los objetivos de la campaña, es una pena.

 

Enfermeras, o nos sacamos las castañas del fuego o nadie lo hará por nosotras.

 

Si quieres que algo se mueva, actívate tú.

 

Escribe a tu Colegio profesional, si no tienen nada que ocultar, que pidan explicaciones al Consejo y se las den a sus obligados socios. 

 

No es su pasta, es la tuya. 

 

POR LA PROFESIÓN ENFERMERA. 

 

Victoria Trujillo Higuero.

2 comentarios en “Carta de una enfermera indignada ante la vergonzante situación de los representantes de la enfermería en España.

  1. Demofylo dijo:

    Estupenda reflexión

    el presidente de Sevilla desde 1987?!!!

    sera un error!!

    mas de 30 años?! Y eso es posible?!!, no h  a y limitación de mandato!? Parece q no!!! Y te sorprendes!!!

    Responder
  2. Maria Angeles Rosado Muñoz dijo:

    Es una verguenza.llevo colegiada 43 años y no quieto que mi dinero sigan manejandolo esos frescos.Yo si voy a escribir al colegio y donde haga falta.

    Si puedo hacer algo mas decirmelo.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies