Saltar al contenido

Hospitales de apoyo en la Comunidad de Madrid, protocolos de derivación y estadísticas.

Desde la Asociación Madrileña de Enfermería (AME) siempre nos hemos planteado como uno de nuestros fines principales el acercar información sobre el funcionamiento del sistema sanitario público a nuestra población.

Hoy queremos presentaros la figura de los “Hospitales de media y larga estancia”, o más conocidos en el argot sanitario como “Hospitales de apoyo.”

¿Qué son? ¿Qué pacientes son susceptibles de solicitar allí su ingreso? ¿De qué unidades disponen? 

Quizás hayas oido hablar de ellos o conozcas a alguien que tuvo un familiar ingresado allí. Intentaremos responder a estas y otras preguntas que muchos madrileños os hacéis a diario.

¿Qué son los hospitales de apoyo?

El Real Decreto 1277/2003, por el que se establecen las bases generales sobre autorización de centros, servicios y establecimientos sanitarios, define los hospitales de media y larga estancia como “aquellos destinados a la atención de pacientes que precisan cuidados sanitarios, en general de baja complejidad, por procesos crónicos o por tener reducido su grado de independencia funcional para la actividad cotidiana, pero que no pueden proporcionarse en su domicilio, y requieren un periodo prolongado de internamiento”. 

El Plan Estratégico de Geriatría 2011-15 de la Comunidad de Madrid,cuando habla de unidades de media estancia, convalecencia y recuperación funcional, se refiere a ellas como  el nivel asistencial geriátrico destinado a restablecer aquellas funciones, actividades o secuelas, alterados como resultado de diferentes procesos previos. Su objetivo es atender a pacientes que presentan un deterioro funcional reciente, potencialmente reversible, y que una vez sobrepasada la fase aguda de su enfermedad, todavía requieren cuidados médicos, de enfermería y sobre todo rehabilitadores que no pueden llevarse a cabo en su domicilio”.

El paciente, una vez valorada su situación, solicita la continuación de cuidados en el centro de media estancia. Es aquí cuando las familias suelen encontrarse más “perdidas” y la labor de los trabajadores sociales (de hospitales públicos o centros de salud) se convierte en imprescindibles. Suele tratarse de convalecencias tras ingresos complicados, con inmovilismo, debilidad y pérdida de la capacidad para realizar actividades de la vida diaria; continuación de tratamientos como las fracturas, prótesis, amputaciones o accidentes cerebrovasculares (ictus, hemorragias cerebrales); enfermedades crónicas (insuficiencia cardiaca, insuficiencias renales o pulmonares o pacientes con úlceras por presión o de origen vascular) que precisan de un mayor tiempo para el control de sus síntomas y su mejor recuperación.

¿Qué tipo de pacientes pueden ser atendidos en estos centros?

Las unidades de media estancia se dividen en 3 grandes grupos principalmente, según los pacientes subsidiarios de ser atendidos en ellas:

    • Unidades de Cuidados Continuos: Dirigidas a pacientes con incapacidad funcional severa establecida, sin criterios para rehabilitación, que precisan de cuidados hospitalarios médicos y/o enfermeros (por ejemplo tratamientos intravenosos prolongados o úlceras por presión/vasculares extensas y con mala evolución), pacientes con patología crónica incapacitante que requiere frecuentes controles clínicos y no pueden ser asegurados en su domicilio (reagudizaciones de enfermedades respiratorias como el EPOC o cardiacas como la insuficiencia cardiaca), pacientes ancianos con demencia moderada-severa, con trastorno de conducta u otras complicaciones que alteran la convivencia familiar, para control de las mismas previa valoración, pacientes con incapacidad funcional severa que ingresan por sobrecarga, claudicación o enfermedad del cuidador principal (respiro familiar), pacientes que requieren una convalecencia hospitalaria prolongada, que no puede ser ofrecida en residencias asistidas, antes de realizar rehabilitación. 
    • Unidades de Recuperación Funcional: enfocadas principalmente a la rehabilitación y recuperación funcional de patologías traumatológicas (fracturas/prótesis de cadera) y neurológicas (ICTUS), así como deterioro funcional agudo de diferente causa (hospitalizaciones prolongadas) .
    • Unidades de Cuidados Paliativos: orientadas a acoger a los pacientes en fase final de la vida y con dificultad para controlar sus síntomas en su domicilio, así como aquellos que no quieran o puedan fallecer en su casa, que precisen de periodos predeterminados de rehabilitación y convalecencia y para descanso del cuidador principal (respiro familiar).

Existe mucha y muy variada evidencia científica que demuestra tanto los beneficios para la salud y bienestar de pacientes y sus familias, como los importantes ahorros para el sistema sanitario público y para la sociedad en general, por la reducción de los niveles de dependencia y de institucionalización (probabilidad de requerir ingreso en un centro residencial) de nuestros mayores.

¿Cómo puede saber si alguien puede ser derivado a un hospital de apoyo?

Cualquier paciente puede ser derivado desde los hospitales públicos del Servicio Madrileño de Salud (SERMAS) durante un ingreso hospitalario (previa conformidad del médico responsable del paciente y del trabajador social) o desde el centro de salud de referencia (previa conformidad del médico de familia y trabajador social del centro). 

La decisión de aceptar la derivación de cada paciente y el centro de destino es decisión de la Unidad Central de Ordenación Asistencial (UCOA) del Servicio Madrileño de Salud, aunque el paciente y/o familiares tienen derecho a indicar centros de preferencia. 

Los criterios de derivación actuales son los siguientes:

Descargar (PDF, 76KB)

¿Cuáles son los hospitales de apoyo en la Comunidad de Madrid?

Actualmente en la Comunidad de Madrid existen 5 hospitales públicos de apoyo y 8 centros privados de apoyo concertados con el SERMAS:

PÚBLICOS

  • Hospital de La Fuenfría (Cercedilla): Unidad de cuidados continuos, recuperación funcional, tratamiento neurorehabilitador y cuidados paliativos.
  • Hospital Virgen de la Poveda (Villa del Prado): Unidad de cuidados continuos, recuperación funcional, unidad de demencias, unidad de heridas cutáneas crónicas y cuidados paliativos.
  • Hospital de Guadarrama (Guadarrama): Unidad de cuidados continuos, recuperación funcional y cuidados paliativos.
  • Hospital Universitario de Santa Cristina: Unidad de cuidados continuos, recuperación funcional y cuidados paliativos.
  • Hospital Central de La Cruz Roja San José y Santa Adela: Unidad de cuidados continuos, recuperación funcional y cuidados paliativos.
  • Los Hospitales de La Paz, Gregorio Marañón e Infanta Leonor tienen unidades de media estancia en sus propias instalaciones, por lo que realizan esta prestación de forma directa.

PRIVADOS

  • Hospital Beata Maria Ana: Cuidados Continuos, recuperación funcional y cuidados paliativos.
  • Clínica San Vicente (ALM Univass): Recuperación funcional neurológica.
  • Fundación Instituto San José: Cuidados Continuos, recuperación funcional y cuidados paliativos.
  • Clínica Sear: Cuidados continuos, recuperación funcional y cuidados paliativos.
  • Residencia asistida los Camilos: Cuidados paliativos.
  • Centro de cuidados Laguna: Cuidados paliativos.
  • Hospital San Rafael: Cuidados paliativos.
  • Clínica VOT San Francisco: Cuidados continuos y recuperación funcional.

¿Qué actividad han tenido los hospitales de apoyo en los últimos años?

Datos oficiales de derivaciones a hospitales de apoyo desde los distintos hospitales de la red sanitaria pública durante los  años 2019 y 2020:

Descargar (PDF, 639KB)

Asimismo, hemos querido hacer una tabla propia que cruce el número de pacientes derivados en cada uno de los hospitales de la red sanitaria pública madrileña durante el año 2019, con el número de altas que se produjeron en cada uno de ellos durante ese año:

Descargar (PDF, 92KB)

Pueden observarse las diferencias existentes en el porcentaje de pacientes que se beneficiaron de ser atendidos en hospitales de apoyo entre los procedentes de  hospitales públicos y hospitales gestionados por empresas privadas. Saquen sus propias conclusiones.

Por último, nos gustaría dejar un último comentario y es que, en una población cada vez más envejecida y con más personas afectadas por enfermedades crónicas, es necesario la creación de más unidades de media estancia públicas para mejorar la calidad de vida y la salud de los madrileños durante las próximas décadas.

Esperamos que toda esta información os haya servido de ayuda.

Víctor Jiménez. Enfermero.

ASOCIACIÓN MADRILEÑA DE ENFERMERÍA.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *