Saltar al contenido

Breve análisis del mutualismo administrativo (MUFACE, MUGEJU, E ISFAS).

 

Por JOAQUÍN VILLENA. Enfermero de AP.
@JoaquinVillenaG

06 de Enero de 2018

DE COMO LA COLABORACIÓN PÚBLICA-PRIVADA SOLO FUNCIONA EN UN SENTIDO Y PARASITA EL SNS.

https://www.redaccionmedica.com/secciones/sanidad-hoy/-muface-prueba-el-exito-de-la-colaboracion-publico-privada-en-sanidad–5419

El nuevo concierto de MUFACE supondrá para las arcas públicas un desembolso de 2.191 millones de euros, 114 millones más que lo presupuestado en el acuerdo anterior, lo que supone un incremento del 5,62 por ciento.

Mientras tanto, el Gobierno reducirá en 2018, por tercer año consecutivo, la proporción de Producto Interior Bruto (PIB) que destina a Sanidad, Educación y Protección Social. En los dos primeros casos el gasto caerá en dos décimas, con lo que la partida destinada a Educación pasa del 4% al 3,8% del PIB, y la de Sanidad se contraerá del 6% al 5,8%. Por su parte, en la partida destinada a pensiones, servicios sociales y políticas de fomento del empleo, entre otros aspectos, la reducción será incluso mayor: pasar de recibir el 16,5% del PIB a quedarse en el 16,2%.

Según el artículo de Redaccion Médica, Cristóbal Montoro se ha mostrado satisfecho con el nuevo convenio para los años 2018 y 2019 y ha afirmado que “el modelo Muface demuestra que es posible la colaboración público-privada en sanidad en nuestro país en términos de eficiencia, de gestión económica más seria y rigurosa y de satisfacción de los usuarios”.

No hay duda alguna de que la colaboración pública-privada es posible, de hecho la llevamos sufriendo muchísimos años y de forma más intensa desde 2010; pero sí hay serias dudas de que sea lo más conveniente para las arcas públicas, entre otras cosas porque no es creíble que empresas privadas colaboren con lo público si no es para sacar rédito económico. Nadie en su cabal juicio puede pensar que lo hagan para perder dinero y beneficiar al sector público.

Por otro lado esta, mal llamada, colaboración pública-privada es la que da pie y posibilita el trasvase de dineros y recursos, siempre en un único sentido, que como ya habréis podido adivinar, el vector va del sector público al privado, mediante todo un elenco de artimañas e ingenierías pseudo delictivas consentidas por los tres poderes del estado, el Ejecutivo -Gobierno y Administraciones-, el Legislativo, que no legisla para evitarlo sino todo lo contrario (ver Ley 15/1997 sobre nuevas fórmulas de gestión del SNS y otras normativas) y el Judicial, missing o sin medios para combatirlas.

Con este nuevo concierto, indirectamente, por un lado, se reconoce la parasitación de la sanidad publica por parte del modelo Muface (y otros) pues se exponen medidas -habrá que ver con qué efectividad- para reducir el expolio de la S.S. por parte de las aseguradoras privadas (A) y por otro se abunda en ello (B), pues nada garantiza que las nuevas prestaciones que contempla este nuevo concierto se hagan con el debido retorno para las arcas publicas, de lo que sin duda alguna, las compañías privadas de aseguramiento sabrán sacar el máximo jugo posible.

(A)

  • Queda vedada la transferencia de riesgos entre entidades para evitar los tratamientos más costosos.
  • Se crearán incentivos para que las entidades privadas mantengan a mayores de 65 años y no los transfieran por riesgos de razón de edad a otras entidades.

(B)

  • Garantiza el derecho a la atención de urgencias en centros hospitalarios públicos en situaciones críticas, en las que no se pueda acudir a un centro concertado, sin coste añadido para los mutualistas.
  • El acuerdo amplía la cobertura rural, para lo que se establecerán convenios de colaboración con las comunidades autónomas mediante un proceso de pago por servicio.
  • Otra novedad es que se establecen dos periodos de cambio, en enero y en junio, para la libre elección de entidad privada o cambio a la sanidad pública, frente al periodo único anterior, que se realizaba en enero.
    Sin duda con esta última medida, más que buscar mayor competencia entre entidades privadas, se favorece el traspaso de riesgos (los malitos para los demás, los sanos para mí), con gran repercusión económica para la SS, descapitalizándola y debilitándola aún más de lo que ya se está haciendo con esta y otras medidas, que exceden de este artículo.

Para finalizar, quiero detenerme en esta frase, aparentemente sin importancia: “Este nuevo concierto, además de garantizar la cartera común de servicios del Sistema Nacional de Salud que se ofrecían hasta ahora, incluye importantes novedades con respecto al anterior.

¿Por qué estos usuarios del SNS (los del Mutualismo Administrativo MUFACE, ISFAS y MUGEJU lo son) *tienen mayores atenciones sanitarias y de dependencia que los demás usuarios que tienen, forzosamente o no, la Seguridad Social?

¿No es una contradicción quejarse de no tener la misma atención sanitaria que los asegurados privados “fetén” y sin embargo, mantener los privilegios con respecto a los demás asegurados del SNS?

¡Qué hipocresía!

Fdo.: _Joaquín Villena García_
Enfermero

Un comentario en “Breve análisis del mutualismo administrativo (MUFACE, MUGEJU, E ISFAS).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies