Saltar al contenido

El trato exquisito de la Consejería de Sanidad visto por una enfermera eventual del SERMAS.

Acabamos de empezar el año, un año que ha comenzado con numerosos cambios para todos los profesionales del SERMAS.
El año anterior ya finalizó con un proceso de conversión de eventuales a interinos, saltándose la bolsa de empleo temporal, con sus correspondientes bases, y aplicándose una norma que excluía toda la formación que se hubiera hecho desde la obtención del título para ejercer.
Para poder optar a un contrato con una mínima estabilidad ya no interesaba si estabas formado o habías reciclado tus conocimientos, no, el esfuerzo realizado pasaba a un segundo lugar o más bien se eliminaba como si fuese algo inútil y estéril para poder avanzar. Ya daba igual todo, se cerraba el año, había que hacer números, había que dar cifras a la prensa y cuanto antes mejor, sin tiempo para poder reclamar ni preguntar, sin tiempo para saber qué iba a pasar con los eventuales que se quedaran fuera de tal proceso, había que realizarlo con la máxima celeridad posible.
El resultado: numerosos eventuales, con contratos anuales, quedan relegados a volver a contratos de sustituciones y suplencias de 3 meses como máximo. Retroceden años atrás, dando igual la experiencia, la formación,… dando igual todo.
Como tampoco hay tantos interinos para todos, se crean numerosas plazas de comisiones de servicio (puesto de trabajo destinado a cubrir plazas vacantes en caso de urgente e inaplazable necesidad) que llevan años cubriéndose mediante contratos eventuales, pero ahora se reparten sin tener puesto y turno asignado. Así, en estas condiciones, tuvieron que elegir su futuro, en cuestión de décimas de segundo, cientos de eventuales antes de navidad, sin saber dónde iban ni en qué turno….
¿Y la conciliación? ¿Y nuestra vida personal?
Pues también daba igual, como la formación y el esfuerzo invertido durante todos estos años.
No acabamos de asimilar todo este despropósito, cuando nos encontramos en mitad de las navidades sin paga extra y sin nómina por un error de no se sabe quién, como siempre.
A la vuelta de las navidades ocurre una avería en la UCI pediátrica del Hospital 12 de octubre y hay que desalojar la unidad, estando pacientes (niños y bebés) en distintas plantas dispersos con sus angustiados padres, sin tener una silla donde sentarse y pasar las eternas horas que se hacen en estas unidades; profesionales trabajando dejándose la piel en tal lamentables condiciones,…
Y con todo esto, en tan solo un mes, el día 1 de febrero escuchamos al señor consejero decir que su equipo de gobierno está teniendo un trato exquisito con los profesionales.


¿PERDÓN?

Suena a risa, suena a vacile, suena a insulto,….., suena a todo menos a lo que significa la palabra exquisito.
Sabíamos que a su antecesor las ocurrencias se le daban muy bien, pero vemos que la estela sigue.
Decir, tras este penoso mes, que el trato está siendo exquisito, es insultar a la inteligencia de cualquiera, de cualquiera que haya tenido la dudosa suerte de pisar unas urgencias o un centro de salud a rebosar, de cualquiera que sea profesional y se haya visto obligado a firmar contratos precarios y sin saber dónde va y en qué condiciones, de los padres de los niños de la UCI del 12 de Octubre,…
Llama también poderosamente la atención que en el discurso del señor consejero solo se haga referencia al colectivo médico. Nuevamente queda nuestro colectivo relegado, cuando los profesionales de enfermería conforman aproximadamente el 75% del total de trabajadores del SERMAS.
¿Dónde están nuestros representantes colegiales y sindicales ahora que los necesitamos? ¿Dónde están el Colegio de Enfermería de Madrid, el Consejo General de Enfermería o el SATSE ante todas estas injusticias que se han cometido durante este mes?
Estos mismos emitieron un comunicado alegrándose por los interinos, pero en ningún momento han tendido la mano a los eventuales, que se han quedado relegados, a los compañeros que han visto como su situación se precariza aún más, a los compañeros que han firmado comisiones de servicio sin que les den información,…. ¿dónde están cuando se les necesita?
No han emitido ni comunicados, ni han dicho nada.
Normal que luego no se les nombre en los foros donde la profesión se juega mucho prestigio y donde tienen que estar, dando el callo para luchar y reclamar por nuestros derechos y nuestro lugar.
Ahora les tocaría a ellos tener un trato exquisito hacia el colectivo al que representan, la situación lo requiere, pero un trato exquisito de los de verdad, no como los de la consejería, que el trato es con los números y eslóganes, esos siempre les salen exquisitos de veras.
Para concluir, le pido, Sr Consejero, repase la semántica, lo que usted hace no tiene nada de singular ni de extraordinaria calidad , más bien lo contrario.

 

Atentamente.

Una enfermera eventual de un hospital público del SERMAS (debido al exquisito trato que se dispensaría a esta profesional desde la dirección de su centro, si hiciese público su nombre en este texto, desde AME nos vemos obligados  a publicarlo de manera anónima).

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Seguir
Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico

No te pierdas ninguna de nuestras noticias e iniciativas

Powered By WPFruits.com